miércoles, 10 de agosto de 2016

Lo que no dije

Ya en nuestra primera cita me había preguntado por mi colgante.
—Un recuerdo —le dije, para evitar explicaciones. Deseaba mantener esta relación.
De haber sido sincero, la cosa no habría terminado así.
Apenas llegamos al mes.
Tras la discusión acalorada de anoche, ella, con el afán de agredirme, me arrancó el collar, despegando de mi pecho el medallón que impedía mi transformación.
Ahora mi cuarto está regado de sangre, vísceras y extremidades de mi novia. 
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Este microrrelato nació gracias a la invitación de Luciana Baca de participar en LoQueNoDije, sección de su página de facebook Perro Gris.
¡Gracias, Lu!

52 comentarios:

  1. Muy muy bueno, felicitaciones

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Un mes de noviazgo y ya se entendían a gritos y golpes?! Terrible escenario. Quizás, de haber continuado la relación, el hombre tarde o temprano se hubiese sacado igual ese medallón.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja, seguramente hubiese pasado eso.
      Saludos, Julio.

      Eliminar
  3. Estimado Raúl,
    Este microrelato es un máximo exponente de "Ogarismo". Que grande!!
    Abrazos estimado Bruto Escritor. ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto tiempo, UTLA!
      No sé si es un máximo exponente, pero reconozco que por lo menos una marca de agua hay, ja.
      Abrazo.

      Eliminar
    2. Marca de agua? jajaja
      No, en tu caso Marca de vísceras. ^^
      Es brutal, compañero.

      Eliminar
  4. ¡Excelente relato, Raúl! ¡Gracias por compartir tu talento con nosotros!

    ResponderEliminar
  5. Sensacional.Como fiesta en la carnicería. Pasen el churrasco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que la carne en Argentina está carísima hoy en día.
      Me alegra verte de vuelta por casa, Carlos.
      Abrazo.

      Eliminar
  6. Esas cosas ocurren cuando en una pelea de enamorados se pasa de las palabras a las manos. Hoy aprendí que si salgo con un chabón con collar, mejor ni tocárselo.
    Muy bueno, en tan pocas frases.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que pude dejar una enseñanza que pueda salvar tu vida, Mirella.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Jajaja...! Es que no hay cómo sentar las bases de una relación desde el principio y dejar las cosas claras para luego evitar situaciones chungas como esta. Ahora bien, la chica bien podría haber sido un poco menos temperamental, que vamos por la vida creyéndonos que nos vamos a comer el mundo con nuestro carácter para terminar topándonos con alguien que nos gana por goleada.
    Me ha gustado mucho el relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que todo se resuelve a los gritos o a los golpes, y no debería ser así. Siempre hay consecuencias, y este es un claro exponente.
      Saludos, Mister.

      Eliminar
  8. Jaja, qué bueno, Raúl. Pues yo no soy respetuosa con los medallones y, ya ves, me va de muerte. Un abrazo de ultratumba, amigo. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que te vaya tan mal, Balbi.
      Otro abrazo para vos.
      Gracias.

      Eliminar
  9. Amores que matan. Muy bueno en tan poco espacio.

    ResponderEliminar
  10. Nunca se me ocurriría quitarle un medallón a nadie, pero después de leer tu micro, ya no lo hago ni harta de vino.
    ¡Madre mía, qué peligro tienen algunos!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe cómo reacciona uno en un arranque de furia, así que ojo.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Vaya con los medallones y su importancia. La chica se dejó llevar por su temperamento y lo pagó bien caro. Claro que una verdad a tiempo del chico habría evitado todo jaja. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  12. Muy visual y efectivo, en apenas una frase vimos todos la escena final completa
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hoy preguntas que es mejor no hacer, cosas que es mejor no saber... ¡Muy buen micro, Raúl! Corto pero lleno de fuerza :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Pocas palabras y bien utilizadas lo que demuestra que eres un maestro certero. Gracias por el aviso si encuentro alguien con un medallón mejor me salgo de la escena de puntillas. Un beso, socio. ¡Que bien escribes!

    ResponderEliminar
  15. En el descanso has cogido fuerzas y vuelves pletórico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sé, eh. Pero si vos lo decís, no te lo voy a discutir.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Eso, seguramente, no se lo esperaba. Es más, muy posiblemente, pensaba que sería el regalo de alguna expareja y de allí su reacción...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a mi blog, José.
      Es muy probable que sea como vos decís.
      Saludos.

      Eliminar
  17. Eso nos pasa, por intentar dar la mejor de las impresiones escondemos el monstruito que llevamos todos dentro, pero al final, acaba saliendo y pasa lo que pasa, nos hacemos trizas.
    Me gustó.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer y comentar, Prozac. Muy bienvenido a mi blog. Espero verte seguido por acá.
      Saludos.

      Eliminar
  18. Por eso hay que ser sincero desde el inicio.
    Quién sabe con quién terminas en la cama. Aunque, algunas bestias, simplemente no cambian por fuera, y las mantenemos cerca de nosotros.
    Saludos, Raúl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, para llevar a la cama no hace falta conocer mucho a la persona, ja, pero si tenés planes a futuro... ahí sí que comparto tu opinión.
      Gracias por pasar, Gean.

      Eliminar
  19. Si es que a veces, muchas veces, no hay nada como callar...
    Muy bueno, Raúl O.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Así, por preguntar..¿Cuándo nos vas a regalar otro relato?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy trabajando en un cuento en colaboración con otra persona. Va para rato. El asunto que que ando con un problemita de bloqueo y no logro escribir nada solo. Ya se me pasará.
      Gracias por el interés.
      Ahora pregunto yo: ¿cómo te llegan mis relatos. Bajo qué usuario me estás siguiendo?
      Saludos.

      Eliminar
    2. Fijo que se te pasará el bloqueo, cuando menos lo esperes, ahí tendrás un torrente de ideas.

      Llegar no me llegan, la primera vez creo recordar que fue a través de tu perfil, de allí me remitió a tu página google y de ahí directamente aquí, vamos todo un recorrido,jajajaj. Y las siguientes veces, entrando directamente en esta página.
      Si tienes alguna duda más, pregunta, pregunta :)

      Besos.

      Eliminar
    3. Ah, no sos seguidora entonces. Bueno, me alegro de que ese recorrido te haya traído acá. Espero que te quedes por mucho tiempo.

      Eliminar
  21. Pfff, qué parejita, ja.
    Buen ritmo, me gustó.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Carai con el medallón. No se me ocurrirá arrancárselo a ninguno ni aunque lleve con él diez años, por si aca jjjj. Me gusta tu estilo, Raúl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Balbi.
      Y harías bien en no tener esos arranques.
      Saludos.

      Eliminar
  23. ¡Muchas gracias a vos por participar! ¡Tremendo relato!

    ResponderEliminar
  24. Como te puse en otro lado (no sé dónde porque me lié un poco) me gusta. Prefiero los relatos largos (creo que es donde más se aprecia la calidad del escritor), pero este no pierde en su brevedad. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también prefiero las historias largas. La mayoría de los micro que escribo son por pedidos o consignas.
      Gracias por pasar.
      Saludos.

      Eliminar